«Latest  ‹Forward   News item: 430  Back›  Oldest» 

Antenas de telefonía celular, ¿contaminación silenciosa? (+English)
Argentina Created: 27 Nov 2005
Un problema ambiental y sanitario que se avecina

Antenas de telefonía celular, ¿contaminación silenciosa?

Cada vez hay más y modernos teléfonos celulares y esto requiere la colocación de una mayor cantidad y más potentes antenas.
En los últimos años, este tipo de torres irrumpieron en nuestro distrito.
Algunos vecinos ya mostraron su preocupación.
Unos lo hacen movilizados por razones inmobiliarias, y otros inquietos por el efecto que puede llegar a tener en la salud de las personas.
Como ocurre en muchos países, en Argentina existen más teléfonos celulares que de línea fija. Según datos dados a conocer recientemente, el 90 por
ciento de la población económicamente en condiciones de adquirir un celular ya tiene, al menos, un aparato.
Para fin de año se calcula que serán 17 millones los celulares que estarán funcionando en nuestro país.
Para que esto sea posible las empresas de telefonía celular necesitan colocar antenas, y a medida que la tecnología avanza y los aparatos son cada vez más
sofisticados esas antenas deben adecuarse y ser más potentes.

En silencio, pero con paso firme, desde hace unos años el paisaje aéreo de Luján no es el mismo.
Si uno levanta la vista se encontrará con una torre de telefonía en cualquier punto del distrito.
Nadie dice el impacto ambiental que estas antenas tienen y menos aún sobre la salud de las personas que viven en las adyacencias.

Hasta ahora se han hecho más de 500 estudios sobre teléfonos celulares y antenas y su efecto en la salud, pero hay opiniones científicas para todos
los gustos y ningún dato concluyente.
Prima, sobre todo, el principio de prudencia.
Preocupados por la emisión de la estación de telefonía que tienen cerca de su casa, un grupo de vecinos de los barrios Champagnat y Los Laureles pidieron,
en su momento, que se desplazara la base de antenas lejos de sus viviendas. No tuvieron suerte.
En otros barrios, como en Hostería San Antonio y en ciudades cercanas como Mercedes, los vecinos muestran su inquietud por estas instalaciones o se
reúnen para intercambiar información.

En casi todos los casos, y cuando se trata de la colocación de torres en barrios residenciales, la mayor preocupación pasa por un tema más bien de índole
inmobiliaria: dicen que sus casas se desvalorizan con una torre de grandes dimensiones a metros de sus propiedades, tal como publicó el 28 de julio de este
año el semanario mercedino Protagonista.
La oposición a las antenas frena, en muchos casos, la expansión de la telefonía móvil, mientras las operadoras necesitan desplegar casi el doble de
antenas para los teléfonos de tercera generación.

BAJO SOSPECHA

El año pasado se vendieron miles de teléfonos móviles disparando las cifras a todo un récord y las compañías tuvieron beneficios millonarios.
Aunque Argentina aún está lejos de España, Canadá o Italia -donde hay 104 celulares cada 100 personas- y son los países que registran el mayor crecimiento, se sabe que los celulares los utiliza la mayor parte de la población. Lo que hasta hace sólo unos años era un artículo de lujo, parece ser ahora un elemento indispensable tanto para hombres como mujeres, sin distinción de edades. Nadie niega su utilidad, pero a muchos ciudadanos les inquieta vivir cerca de una antena.

Al menos así lo demostraron hace algunos meses pobladores de tres barrios de Luján donde se levantan enormes torres.
En el caso de algunos vecinos de Hostería San Antonio directamente llegaron a frenar la instalación de una antena que quiso ser colocada pasando por
alto todas las disposiciones municipales vigentes y presentando dudosos permisos que luego se comprobaron que eran falsos.

En muchos casos los vecinos tienen que vivir con la sospecha permanente de que las antenas de telefonía celular producen daños en la salud.
Ante esta presunción han comenzado a recolectar información, buscan datos, estudios en Internet y toman iniciativas para investigar por su cuenta lo que
ocurre en otros lados pero que puede llegar a pasar en su propio barrio.
Hoy se están enfrentando a una situación en la que informes científicos y médicos dicen que las radiaciones son peligrosas, aunque otros sostienen
todo lo contrario.

ANTE LA DUDA...
Por esta razón, exigen que se aplique el principio de prudencia. Es decir: ante la posibilidad de que realmente existan riesgos se alejen las antenas o se disminuyan hasta los límites inferiores que se aplican ahora en determinados países, que vienen estudiando este fenómeno desde la irrupción masiva de los teléfonos celulares.

Las conclusiones de la cumbre de científicos de Salzburgo de 2000, en la Declaración de Friburgo y en la de Alcalá de Henares, todas arribaron a que es
necesario aplicar recomendaciones restrictivas para las antenas y hasta exigen en algunas ciudades que se hagan estudios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), los ministerios de salud de los países más industrializados del planeta, establecen límites en las emisiones radioeléctricas para garantizar que en ningún caso la salud de los ciudadanos se vea afectada.

Algunos de los contratos obligan a los vecinos a tener que convivir por 10 o más años con las antenas a cambio, eso sí, de una importante y convincente
remuneración económica; pero todavía muchas antenas se instalan sin licencia como el caso del barrio Hostería San Antonio.

En tal sentido, en los municipios de Junín y Leandro N. Alem este año se prohibió la colocación de antenas en colegios o clubes a cambio de una remuneración por parte de las compañías de telefonía celular, en el marco de un fuerte debate dado en la comunidad que ve con preocupación la irrupción de torres y su posible efecto en la salud de los pobladores.

Existen en Suiza, Luxemburgo e Italia normativas que contemplan criterios de mayor prevención y precaución, pero el común de los ciudadanos desconoce los alcances que tiene la legislación sobre el espacio radioeléctrico y si éstos tuvieron en cuenta la opinión de los organismos ecologistas, técnicos del
sector o dictámenes científicos. Con todo, se estima que el problema de la contaminación silenciosa electromagnética no está resuelto ni mucho menos.

Los limites de referencia que debería tener son los que fija la OMS y son los que se utilizan en todos los países de la Comunidad Europea.
En 1996, la OMS inició un estudio sobre los efectos en los seres humanos de los campos electromagnéticos cuyo informe definitivo debería haber estado elaborado en 2004, pero las conclusiones se han pospuesto hasta el 2006 porque dicen que se necesitan más documentos científicos.

Este año, un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares sostiene que el uso de celulares altera la función del cerebro. La investigación, centralizada en
la función del cerebro, encontró efectos en la actividad cerebral con campos electromagnéticos muy pequeños y esto produce modificaciones que fueron
contempladas por los científicos.

Aunque no hay datos que cuantifiquen si a partir de la radicación de las antenas aumentaron los casos de personas enfermas como consecuencia de estar expuestas a radiación electromagnética ni tampoco se realizó un estudio epidemiológico sobre antena y población, la alarma está latente en varios puntos de Luján donde un puñado de vecinos ya puso el grito al cielo.

PARA TENER EN CUENTA
En Valencia, un estudio realizado en una pequeña población cuyas conclusiones fueron publicadas en una revista científica y puede ser encontrada en la
página en Internet de la OMS, afirman que hay correlación entre vivir cerca de una antena y padecer trastornos como insomnio, alteración de la atención,
cambios en el apetito o afecciones neurológicas por más que las emisiones sean muy bajas. Ante la sorpresa, se sospecha que el posible mecanismo que intervenga en esta serie de síntomas no se deba a la potencia que irradia la antena sino al espectro y tipo de modulación que utiliza.

La alarma social en torno a las antenas se vislumbra como un tema que va camino a transformarse, tarde o temprano, en una cuestión que nos incumbe a todos. Por lo pronto, se está en los comienzos de una patología de la que no se tiene muchas certezas debido a que la invasión de microondas en la ciudad no tiene más de una década, años donde la concentración de microondas de radiofrecuencia se ha disparado en los centros urbanos.

Hay más de 500 estudios científicos de telefonía móvil. Uno de los últimos, denominado Proyecto Reflex, en el que participó una docena de científicos
europeos, concluyó -tras 4 años de trabajo- en que las ondas electromagnéticas de la telefonía móvil produce alteraciones del ADN que transporta información genética en las células. Por lo pronto, el tiempo tendrá que despejar una incógnita que hoy está en manos de la ciencia.

Murió hace 15 años, figura en el padrón y tiene celular.
Francisco Antar falleció en 1990.
Sus familiares inmediatamente realizaron los trámites de defunción y dieron de baja su Documento Nacional de Identidad.
Sin embargo, está en el listado electoral y recibió facturas de telefonía celular a su nombre.

Siempre, antes de cada elección de autoridades en este país, corren versiones de que hay personas fallecidas que figuran en el padrón electoral y que de esta
situación hay partidos políticos que intentan sacar su provecho. En las últimas elecciones legislativas, este medio tuvo conocimiento de una persona que intentó votar con documentación de una persona muerta y fue descubierto por las autoridades de mesa. La persona no fue detenida pero sí se le impugnó su voto.

Francisco Antar aún hoy figura en el padrón electoral, junto a sus datos domiciliarios y laborales aparece la sigla "LD" que significa "Libreta (de Enrolamiento)
Duplicada".

Esta situación ha sucedido más de una vez, pero lo llamativo es que familiares de Antar, 15 años después de su muerte, continúan recibiendo facturas y
resúmenes de cuenta de la empresa de telefonía celular CTI Móvil a su nombre y en el que fuera su domicilio.

Según la factura del servicio, la persona fallecida cuando se iniciaba la década del 90, es el cliente N° 5076651, y tiene un plan prepago.

Sus familiares aseguraron que "nunca tuvo celulares" y que no es la primera vez que sucede: "Anteriormente recibimos una factura de la empresa Movicom", explicó uno de ellos en diálogo con este medio.
**************
English

An environmental and sanitary problem to come
Mobile masts, quiet contamination?
Every time there is more and modern cellular telephones and this it requires the positioning of a greater amount and more powerful antennas.
In the last years, this type of towers burst in into our district.
Some neighboring ones already showed their preoccupation. They do it mobilized for real estate reasons, and other anxious ones by the effect that can
get to have in the health of the people.
As it happens in many countries, in Argentina more cellular telephones than of fixed line exist. According to given data to know recently, the 90
percent of the population economically in conditions for acquiring a cellular one already has, at least, an apparatus. For year end one calculates that the cellular ones will be 17 million that will be working in our country.
So that this is possible the companies of cellular telephony need to place antennas, and as the technology advances and the apparatuses more and more
are falsified those antennas must be adapted and to be
more powerful.
In silence, but with firm step, for years the aerial landscape of Luján he has not been the same one. If one raises the Vista it will find with a tower of
telephony in any point of the district. Nobody says the environmental impact that these antennas less still have and on the health of the people who live in
the adyacencias.
Until now they have been made more than 500 studies on cellular telephones and masts and their effect in the health, but there are scientific opinions for all the
tastes and no conclusive data. Premium, mainly, the prudence principle.
Worried about the emission of the telephony station which they have near his house, a group of neighbors of the Champagnat districts and the Laurels
requested, at its moment, that moved the base of antennas far from its houses. They did not have luck.
In other districts, like in Hostería San Antonio and near cities like Mercedes, the neighbors show their restlessness by these facilities or they meet to interchange information.
In almost all the cases, and when one is the positioning of towers in residential districts, the greater preoccupation it happens rather through a real
estate subject of Hindu to him: they say that their houses devalue with a tower of great dimensions to meters of their properties, as the mercedino weekly
magazine published the 28 of July of this year Protagonist.
The opposition to the antennas restrains, in many cases, the expansion of the movable telephony, while the operators need to almost unfold the double of
antennas for the telephones of third generation.

UNDER SUSPICION

The last year thousands of movable telephones were sold shooting to the numbers to everything a record and the companies had millionaire benefits. Although
Argentina still is far from Spain, Canada or Italy - where there are 104 cellular each 100 people and are the countries that register the greater growth, knows
that the cellular ones use most of the population. What until only years ago it was a luxury article, now seems to be an element indispensable as much for men
as women, without distinction of ages. Nobody denies its utility, but to many citizens it troubles to them to live near an antenna.
Therefore they at least demonstrated it some settler months ago of three districts of Luján where enormous towers rise. In the case of some neighbors of Hostería San Antonio directly they got to restrain the installation of an antenna that it wanted to be placed ignoring all the effective municipal dispositions and presenting/displaying doubtful permissions that soon were verified that they were false.
In many cases the neighbors must live with the permanent suspicion that the antennas of cellular telephony produce damages in the health. Before this presumption they have begun to collect information, they look for data, studies in Internet and take initiatives to investigate by his account which happens in
other sides but that it can get to happen in his own district. Today they are facing a situation in which scientific and medical information say that the radiations
are dangerous, although others maintain all the opposite.

BEFORE THE DOUBT...

Therefore, they demand that the prudence principle is applied. It is to say: before the possibility that really they exist risks move away the antennas or they
are diminished until the inferior limits that are applied now in certain countries, that come studying this phenomenon from the massive irruption of the
cellular telephones.
The conclusions of the summit of scientists of Salzburgo of 2000, in the Declaration of Friburgo and the one of Alcala de Henares, all arrived at that it
is necessary to apply restrictive recommendations for the antennas and until they demand in some cities that become studies.
The World-wide Organization of the Health (the WHO), the ministries of health of the industrialized countries more of the planet, establish limits in the radioelectric emissions to guarantee that in no case the health of the citizens is affected.

Some of contracts force the neighbors to have to coexist by 10 or more years with the antennas in return, that yes, of an important and convincing
economic remuneration; but still many antennas settle without license as the case of the Hostería district San Antonio.
In such sense, in the municipalities of Junín and Leandro N. east Alem year the positioning of antennas in schools or clubs in exchange for a remuneration on
the part of the companies of cellular telephony was prohibited, within the framework of a fort it debates
dice in the community that sees with preoccupation the irruption of towers and its possible effect in the health of the settlers.

They exist in normative Switzerland, Luxembourg and Italy that contemplate to criteria of greater prevention and precaution, but the common one of the
citizens does not know the reaches that the legislation has on the radioelectric space and if these considered the opinion of the ecological,
technical organisms of the sector or scientific opinions. Yet, esteem that the problem of the electromagnetic quiet contamination is not resolute far from it.

You limit them of reference that must have are those that fixes the WHO and are those that is used in all the countries of the European Community. In 1996, the
WHO initiated a study on the effects in the human beings of the electromagnetic fields whose definitive report must been have elaborated in 2004, but the
conclusions have been posponed until the 2006 because they say that more scientific documents are needed.

This year, a study of the University of Alcala de Henares maintains that the use of cellular alters the function of the brain. The investigation, centralized
in the function of the brain, found effects in the cerebral activity with very small electromagnetic fields and this produces modifications that were
contemplated by the scientists.

Although there are no data that they quantify if from the radicación of the antennas they did not increase the cases of ill people as a result of being exposed
to electromagnetic radiation nor were either made a study epidemiologist on antenna and population, the alarm is latent in several points of Luján where a
handful of neighboring or put the shout to the sky.

IN ORDER TO CONSIDER

In Valencia, a study made in a small population whose conclusions were published in a scientific magazine and can be found in the page in Internet of the WHO, affirms that there is correlation between living near an antenna and suffering upheavals like insomnia, alteration of the attention, changes in the appetite or neurological affections no matter how hard the emissions are very low. Before the surprise, one suspects that the possible mechanism that takes part in this series of symptoms not must to the power that radiates the antenna but to the phantom and type of modulation that uses.

The social alarm around the antennas glimpses like a subject that goes way to become, sooner or later, in a question that is incumbent us on all. So far, one is
in the beginnings of a pathology of which one does not have many certainties because the invasion of microwaves in the city does not have more than one
decade, years where the concentration of radio frequency microwaves has gone off in the urban centers.

It has more than 500 scientific studies of movable telephony. One of the last ones, denominated Reflex Project, in which a dozen of European scientists
participated, concluded - after 4 years of work in which the electromagnetic waves of the movable telephony produce alterations of the DNA that
transports genetic information in the cells. So far, the time will have to clear an incognito that today is into the hands of science.
Click here to view the source article.

«Latest  ‹Forward   News item: 430  Back›  Oldest»